Accesorios: joyas de Carey


El carey más apreciado es el rubio salpicado todo de manchas rojizas, y el más común es el oscuro más o menos opaco.
Es un material sumamente frágil, que se rompe con facilidad sobretodo con los cambios de temperatura.
Si posees joyas de Carey, toma siempre la precaución de quitártelas cuando realices alguna limpieza en casa, y mantenerlas guardadas en un sitio seguro.

Mantenimiento. Con el tiempo el carey pierde brillo parece empañarse de un belo opaco. Para no llegar a estos extremos conviene frotarlo suavemente trapo empapado en aceite de oliva.
Limpieza. Para limpiar un objeto o joya de carey, mezcla una cucharada de amoniaco con una cucharadita de bicarbonato de sosa en un poco de agua tibia.
Frota el objeto o joya de carey, con un trapo empapado de este preparado. Deja secar y pule con una gamuza con mucho cuidado.
También puedes...
 

utilizar una mezcla de patata cruda rallada y de aceite de oliva, aplicándolo como una pomada al carey. Luego, deja secar y limpia con un trapo, concluyendo la limpieza del carey puliéndolo con delicadeza.
Teóricamente el carey roto puede recomponerse calentando los dos fragmentos. En la práctica, más vale reservar este trabajo a un profesional, si no, deseas quemar irremisiblemente tu joya u objeto de carey, al que le tienes afecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Trucos de Mujer • All Rights Reserved.
back to top